Archivo | febrero, 2010

Tortilla dulce de pan

Muchos platos riquísimos nacen de la necesidad de aprovechar las sobras de preparaciones anteriores, para no desperdiciar la comida, y para ahorrar en los gastos de la casa.

Una tortilla dulce echa con restos de pan es un postre sumamente rico y nutritivo que puede enriquecerse con frutas picadas naturales o pasas, mermeladas, dulces sólidos, queso y dulce, frutas secas, frutas abrillantadas, etc.

A la manera de un budín de pan corta el pan duro o las tostadas sobrantes en cubitos que luego pasarás por leche.

Los exprimes suavemente para que arrojen el excedente de líquido y pasas por azúcar blanca, rubia o morena.

Bate un huevo y mezcla los pancitos con huevo azucarado, añade trocitos de frutas u otros ingredientes como:

  1. manzana
  2. durazno
  3. pasas de uvas
  4. nueces
  5. almendras
  6. dulce de membrillo
  7. queso semiduro
  8. queso cremoso

Fríe en aceite caliente cuidando que no se pegue y voltea para sacar una tortilla de pancitos dulces, que puedes servir caliente acompañada con frutillas fileteadas, rodajas de duraznos en almíbar, un copo de crema chantilly o una bocha de helado.




Torta salada de pan de miga

Como una entrada o en lugar de los clásicos sandwiches de miga puedes realizar una torta salada de pan de miga.

Te va a servir para el armado pan de miga o pan lactal de paquete descortezado, puede ser blanco, negro o la combinación de ambos.

En un molde desmontable para tortas coloca capas de pan de miga pintadas con mayonesa o salsa golf liviana o alivianada con un poco de leche.

Alterna con los rellenos que pueden ser varios, como por ejemplo:

  • jamón cocido
  • jamón crudo
  • queso de máquina
  • queso rallado
  • lechuga picada fina
  • tomate cortado en juliana finamente
  • tiritas delgadas de morrones
  • pikles fileteados
  • aceitunas picadas
  • huevo duro picado
  • pasta de aceitunas
  • puré de remolacha
  • puré de zanahorias o zanahorias hervidas y cortadas en rodajas

Termina con una capa de pan y úntalo con mayonesa.

Reserva en el refrigerador toda una noche o más para que se compacte bien, desmolda y pinta los lados con más mayonesa.

Decora con tomates, morrones, aceitunas y gajos de huevos duros, acomoda en una fuente rodeada de lechuga picada.

Ensalada de hojas verdes

Una ensalada de hojas verdes es un excelente acompañamiento de casi cualquier plato, pastas, carnes rojas o blancas, preparaciones con arroz, sandwiches, pizzas, huevos, tortillas, etc.

Mezclar diferentes variedades de verduras de hoja para ensaladas logra una sabrosa combinación con la proporción justa de hojas amargas, si estas te agradan, verduras con mucho hierro y diferentes minerales y vitaminas.

Existe una gran variedad de hojas con excelentes posibilidades para lograr ensaladas muy ricas y valiosas a nivel nutricional, como:

Ingredientes:

  1. Repollo blanco
  2. Repollo colorado
  3. Lechuga morada
  4. Lechuga criolla
  5. Lechuga de manteca
  6. Lechuguín
  7. Lechuga arrepollada
  8. Achicoria
  9. Diente de León
  10. Radicheta
  11. Acelga
  12. Espinaca
  13. Endivia
  14. Rúcula
  15. Remolacha

Cualquier combinación de alguna de estas hojas es muy sabrosa, se aliña básicamente con aceite, vinagre y sal pudiendo suplantarse estos ingredientes con:

  1. Aceite de oliva
  2. Aceite de maíz
  3. Aceite de uva
  4. Vinagre de manzana
  5. Vinagre de durazno o damascos
  6. Jugo de limón
  7. Aceto balsámico

Aparte de estas combinaciones de aceite, ácido y sal también puede agregarse a la marinada de una ensalada mayonesa, mostaza, ketchup o salsa golf, además de:

  1. Ajo
  2. Perejil
  3. Prégano
  4. Cilantro

Trata de lograr tu ensalada de hojas verdes preferida, o ensaya y prueba todas las combinaciones posibles con diferentes salsas y marinadas.

La ensalada queda muy bien acompañada con vino blanco, pruébalo.

Salsas Frías para entradas

Una posibilidad interesante y rica para las entradas o para agrandar una picada es hacer salsas frías variadas que puedan los comensales untar en pancitos, tostadas, brusquetas, grisines o, simplemente, para que agreguen a otros platos fríos en una mesa buffet.

Estas salsas frías para entradas van muy bien en carnes frías, como condimento de arroces, para aglutinar preparaciones, untar en sandwiches, acompañar nachos o patatas fritasetc.

Se pueden presentar en platitos o pequeños bols a un lado de canastas de tostadas y diferentes pancitos.

Varias posibilidades:

  1. Cocinar remolachas , pelarlas y procesarlas, con mayonesa y  chiles.
  2. Cocinar zanahorias y procesarlas con mayonesa o salsa golf, cebolla de verdeo,  cebollines y perejil.
  3. Descarozar  aceitunas y procesarlas con aceite de oliva, ajo y perejil.
  4. Queso crema con ciboullette, queso rallado, aceite de oliva, perejil, ajo y pimientos picados.
  5. Palta o guacamole procesado con sal, limón, morrones o pimientos picados, cebolla picada muy finita y mayonesa.
  6. Queso crema con mayonesa, perejil picado y albahaca picada.
  7. Hervir 1 pechuga de pollo y procesarla con calabaza cocida y mayonesa.
  8. Puré de patatas con mayonesa y aceitunas picadas.
  9. Manzanas al horno procesadas con cebollas rehogadas.
  10. Morrones asados procesados con ajo, aceite, limón y cebollines picados.

Spaghetti de morrones

Para lograr unos sabrosos spaghetti lo mejor es hacerlos de morrones, y si estos están asados mucho más ricos saldrán…

Primero asar los morrones, en la parrilla o en la hornalla de la cocina, lavarlos bajo el agua cuando la piel se haya quemado (aunque así pierden un poco el sabor asado y ahumado) o limpiarles la piel quemada retirándola con una tela limpia.

Abrirlos y quitarles las semillas, y luego procesarlos hasta lograr una pasta bien fina y delicada.

Mezclar esta pasta de morrones con los huevos, añadir la harina sin leudantes de 0000 y comenzar a amasar.

Para hacer los spaghetti al puro huevo con morrones utiliza un huevo por comensal y toda la harina que estos absorban.

Deja reposar la masa durante media hora y procede a estirarla con palote de amasar o con máquina de hacer fideos manual o eléctrica hasta lograr planchas bien finas.

Luego elije un corte fino y procede a cortar las planchas, y si lo haces a mano enharina muy bien y enrolla las planchas para cortarlas a cuchillo (bien afilado).

DEja orear en lugar fresco y muy enharinado para que no se peguen entre sí, y échalos al agua hierviente y salada para cocinarlos.

Los spaghetti de morrones pueden servirse con diversas salsas, trata de que el color de la salsa no apague su bello color rojizo, por este motivo la recomendación es que los sírvas con crema, es lo mejor y más delicado.

Ingredientes:

  1. 500gr de harina 0000
  2. 1 morrón grande rojo
  3. 4 huevos
  4. crema o nata