Archivo | junio, 2011

Rollitos de jamón y pollo

Los rollitos de jamón y pollo pueden llevar además:

  • puerros
  • queso semiduro en tiras gruesas
  • orégano

Y elegir hacerlos con:

  • jamón cocido
  • jamón crudo
  • jamón ahumado
  • panceta

Las lonjas de jamón es mejor que las encargues un poco gruesas para que conserven bien su sabor y textura.

Las pechugas de pollo mejor ásalas en la plancha con ajo picado para que sean más sabrosas.

Los rollitos bien puedes sostenerlos con tiras de cebolla de verdeo, ya que sus hojas son largas y fuertes… y también puedes ponerles un poco dentro, que queda bien sabroso.

Luego los llevas al horno, para que se doren, se derrita un poco el queso y se deshagan en la boca tibiamente…

Ingredientes para 12 rollitos:

  1. 12 lonjas del fiambre de cerdo elegido
  2. 12 tiras de 1cm de espesor y anchura de queso de máquina o semiduro
  3. 3 cebollas de verdeo enteras con sus hojas
  4. 12 puerros hervidos y cortados del ancho del jamón
  5. 2 pechugas cortadas en tiras largas y finas
  6. sal, pimienta, orégano y ajo picado

 

Calabacín relleno con pollo

Para hacer estos ricos calabacines rellenos con pollo debes contar con unos pocos minutos y un horno precalentado, nada más!

Los calabacines los elegiremos del tipo de zapallitos o calabacines largos, también llamados zuquinis.

Los cortaremos iguales y los vaciaremos con la ayuda de una cucharita.

Lo extraído se freirá con cebolllas blancas picadas, cebolla de verdeo, ajos picados, pimientos rojos tomates.

A esta mezcla le añades una pechuga cocida que te haya quedado en el refrigerador, o que cocinarás a la plancha. Pícala o desmenúzala, como gustes.

Se rellenas los tubos de calabacines con la preparación y se llevan al horno hasta que se doren.

Puedes salsearlos con alguna vinagreta (aceite, vinagre y especias), colocarles un trocito de queso para que se le derrita encima, o con salsa blanca y queso rallado.

Ideal para entrada fría, tibia o caliente, estos sabrosos calabacines rellenos con pollo son dietéticos y muy saludables.

Ingredientes:

  1. 4 calabacines o zuquinis
  2. 1 cebolla grande blanca
  3. 2 dientes de ajo
  4. 1 tomate grande
  5. 1 pimiento rojo
  6. 1 cebolla de verdeo entera
  7. 200g de queso cremoso o mantequilla o vinagreta o salsa blanca y queso rallado

Manzanas con chocolate

Las manzanas bañadas con chocolate son una interesante variante de las típicas manzanas acarameladas que gustan tanto a los niños desde siempre.

Este postre divertido y tradicional puede realizarse para festejar cumpleaños o, simplemente, dar una sorpresa a grandes y chicos.

Las manzanas pueden pelarse o ser bañadas con sus cáscaras, como gustes, lávalas bien y pínchalas en un palillo de madera, de esos de hacer brochetas.

Luego vas a derretir con cuidado chocolate cobertura negro.

Para derretir el chocolate se lo coloca en un bol metálico y se lo pone al vapor de agua caliente (que ya has retirado del fuego, recuerda que el agua no debe estar hirviendo a borbotones ya que este vapor “quemará” el chocolate, si esto te sucede simplemente agrega más chocolate o unas gotas de agua y mantequilla).

Una vez derretido el chocolate puede agregarse mantequilla para que brille y dulce de leche (manjar blanco en Perú), si se consigue en tu región.

Con este chocolate cobertura o para taza derretido bañarás las manzanas, ya sea sumergiéndolas en él, o chorreándoles el chocolate por encima con la ayuda de una cuchara.

Dejas las manzanas bañadas sobre papel manteca enmantecado y sigues con las que van bañadas en chocolate blanco.

Luego decorarás ambas con líneas del color opuesto.

Ingredientes:

  1. 6 manzanas rojas o verdes
  2. 200g de chocolate cobertura negro
  3. 200g de chocolate cobertura blanco
  4. 50g de dulce de leche
  5. 50g de mantequilla

 

Budín escocés con frutas secas

Un budín típicamente escocés es el clootie dumpling, que ya hemos explicado aunque con la variante de cocinarlo en el horno.

El cloutie dumpling se cocina hirviéndolo en agua caliente, lo cual es un proceso un tanto raro, pero se puede, no hay que tener miedo…

Podemos realizar este budín escocés con frutas secas, ya que le quedan muy bien.

Primero mezclas todos los ingredientes, no hay proceso más fácil ya que no importa el orden.

Los mezclas bien y obtienes una pasta cremosa muy pegotosa y oscura gracias al azúcar negra y la miel.

Luego tomas una tela de 50cm de lado, blanca y limpia, y la empapas en agua del grifo, la estrujas quitándole el excedente de agua y la colocas, así mojada, sobre la mesa de la cocina.

La espolvoreas bien con abundante harina, la cual quedará pegada sobre la tela mojada, y quitas el excedente de harina, de esta forma impermeabilizas la tela.

Ahora pon en medio de la tela, la mezcla del coutie dumpling o budín escocés, y lo atas arriba con un hilo de algodón fuerte, cuidando de dejar unos 20cm entre el lugar donde notas que termina la mezcla y la atadura (ten en cuenta que debes dejar lugar ya que crece durante la cocción).

Ya tendrás al fuego hirviendo a borbotones una gran olla de agua caliente.

Deberás introducir el bollo de trapo a la olla cuidando de que no toque el fondo, para lograr esto haz una cruz con 2 palos y ata bien el bollo de trapo a la cruz, de forma que puedas ubicar la cruz de madera sobre la olla y mantener el bollo sumergido en el agua hirviente pero sin tocar el fondo (ya que si se asienta se pega).

Pon más agua a hervir para ir reemplazando la que vaya evaporándose de la olla, y así poder tener sumergido el bollo durante las 2hs en que debe hervir.

Luego retiras con cuidado el bollo de la olla, lo desatas en caliente y colocas el budín (redondo) en un molde bien enaceitado y enharinado que llevarás al horno caliente durante media hora.

Allí se seca bien y parece plastificarse.

Déjalo enfriar antes de cortarlo, tarda bastante en enfriarse bien, déjalo toda la noche, es mejor.

Ya puedes cortar tu budín escocés con frutas secas, es realmente delicioso, no dejes de intentarlo…

Ingredientes:

  1. 500g de harina común
  2. 500g de pasas de uvas sin semillas
  3. 250g de azúcar negra
  4. 150g de miel o melaza
  5. 150g de nueces picadas
  6. 150g de almendras picadas
  7. 150g de pan rallado o migas de pan viejo
  8. 200g de manteca o grasa
  9. 1 poco de leche para unir
  10. 2 huevos
  11. 1C de canela molida
  12. 2 zanahorias ralladas grueso
  13. 2 manzanas ralladas grueso
  14. jugo de 1 limón
  15. cáscaras picadas de 1 limón
  16. 2 C de jengibre, comino, nuez moscada y clavo de olor en polvo

 

Ensalada de lentejas

Una ensalada de lentejas es un plato muy nutritivo y puede ofrecerse frío o tibio.

Si compras lentejas secas puede ser necesario dejarlas en remojo toda la noche para cocinarlas al otro día hasta que estén bien tiernas, cuanto más viejas son las legumbres más tiempo de remojo necesitan, si son muy nuevitas no necesitas dejarlas en remojo.

Otra opción es comprar una lata de lentejas con lo cual ya vienen cocidas.

Opción 1:

A la ensalada de lentejas le va muy bien la cebolla cortada en juliana bien fina, los tomates y también una buena vinagreta de aceite de oliva y vinagre de manzana.

Opción 2:

Otra interesante combinación, y que queda muy bien en cenas elegantes y especiales, es combinar las lentejas con rúcula y frutillas fileteadas, vinagre de vino y aceite de oliva… riquísimo!

Opción 3:

Las lentejas con lechugas bien crocantes son deliciosas, si eliges que sea una ensalada tibia es conveniente calentar las lentejas y condimentarlas, y aparte armar la ensalada de lechugas y hojas frescas, ponerles la vinagreta y al momento de servir recién mezclarlas, para que la lechuga conserve su frescura y textura crocante y no se ablande con el calor de las lentejas.

Si las mezclas a último momento se sentirá tibia y fresca al mismo tiempo dando una agradable sensación al paladar.

Ingredientes para las 3 ensaladas:

  1. 250g de lentejas
  2. 1 planta de lechuga crocante
  3. 2 tomates
  4. 1 cebolla grande
  5. 6 frutillas
  6. 200g de rúcula
  7. vinagre de vino
  8. vinagre de manzana
  9. aceite de oliva
  10. sal