Archivo | julio, 2011

Ravioles de zapallo

Para preparar unos ricos ravioles de zapallo o calabaza primero realiza la masa para pastas.

Luego dedícate al relleno:

Pon a cocinar el zapallo en agua hirviendo y hasta que se encuentre tierno, lo cuelas y mueles para hacer un puré de zapallo, incorporas las yemas, la miga de pan picada bien pequeña y la ricota.

Aparte fríe la cebolla junto al ajo y la cebolla de verdeo, todo bien picado, y añade la mantequilla al dorar y reserva.

Estira la masa con palote o con máquina de hacer pastas y utilizando el molde para ravioles comienza a armarlos colocando una muy pequeña porción de relleno en cada raviol, cierra con fuerza para que no se abran en la olla.

Coloca una olla grande con agua con sal y laurel al fuego y echa los ravioles al agua cuando esta hierva a borbotones, tapa y cocina hasta que los ravioles floten si los prefieres al dente, y unos minutos más si te gustan bien tiernos.

Retira del fuego, cuela bien y salsea con la mantequilla encebollada.

Para acompañar los ravioles de zapallo sirve un buen vino tinto, y de postre budín de pan al chocolate.

Ingredientes:

  • 200g de calabaza o zapallo
  • 100g de ricota magra
  • 2 yemas
  • miga de pan para espesar
  • sal y pimienta
  • orégano y laurel
  • 1 cebolla grande morada
  • 2 cebollas de verdeo
  • 2 dientes de ajo
  • 150g de mantequilla
  • 500g masa para pastas rellenas

Fainá

Para acompañar la pizza se acostumbra el fainá, especie de masa de pizza, hecha con la misma forma y tamaño para poder servir la porción de fainá encimada a una porción de pizza casera, pero realizada con garbanzos o harina de garbanzos.

El fainá puede hacerse con garbanzos secos, los dejas en remojo toda la noche y al otro día los cocinas en agua con sal hasta que estén bien tiernos, puede ser una cocción de media hora aproximadamente, dependiendo de la antiguedad de los garbanzos, cuanto más viejos sean más duros se ponen.

Luego los escurres y junto al aceite y la leche los mueles con licuadora o mixer hasta obtener una pasta blanda.

Puedes condimentar con ají molido, orégano y otras especias, pero solo también se estila y es muy sabroso.

Coloca aceite en una asadera de horno, la misma que utilizas para hacer la pizza y lleva al horno hasta que se dore, como una pre pizza.

Sirve caliente junto a tu pizza preferida, camarones apanados y cerveza helada…

Ingredientes:

  • 250g de garbanzos secos
  • 1/2 pocillo de leche
  • sal
  • 4 cucharadas de aceite

Empanadas de queso

Añadir una imagen

Hacer empanadas de queso es simple y rápido, tanto que puede sacarte de un apuro si hace falta agrandar un menú o llegaron visitas de imprevisto…

Utiliza la receta de masa de hojaldre (recuerda que puedes guardar en el freezzer la masa y utilizarla cuando tengas necesidad ahorrando tiempo de trabajo) para hacer las tapas de las empanadas de queso y preocúpate mientras descansa por el simple relleno:

Amasa el queso con la harina, las yemas, sal y pimienta, de forma que el queso cremoso deje de ser tan pegajoso, de esta forma no se reventarán las empanadas en el horno.

Corta este queso endurecido y saborizado en pequeñas porciones y arma las empanadas, píntalas con huevo batido y espolvorea con orégano o semillas de sésamo para que queden sabrosas y vistosas.

Lleva al horno a 180° hasta que las empanadas estén doradas.

Sirve con cerveza blanca o negra, camarones apanados y tacos con sus salsas especiales, y disfruta de una noche con amigos y bocadillos caseros y deliciosos…

Ingredientes

  1. 250g de queso cremoso
  2. harina común
  3. orégano, sal y pimienta
  4. 1 huevo
  5. 2 yemas

Capellettis con salsa de tomates

Hacer unos ricos capellettis caseros con salsa de tomates puede llevarte media hora, es mucho para agasajar a los tuyos?

Siguiendo estos sencillos pasos vas a lograrlo perfectamente:

  1. Primero pon un poco de leche a hervir y al mismo tiempo realiza la masa para pastas casera, con o sin huevo como sea tu gusto, o pon en práctica esta masa rápida con leche, una nueva versión de masa para pastas hecha en casa:
  2. Coloca la harina en un bol y añade el huevo, el aceite y la leche, formando una masa suave y elástica que dejarás reposar en el refrigerador durante 15 minutos
  3. En un bol pequeño coloca la miga de pan picada y añade la leche hirviente que acabas de sacar del fuego…
  4. Mientras la masa descansa pon a freír la cebolla cortada bien fina con el ajo y los tomates, sal pimienta y orégano
  5. Mientras se cocina la salsa a fuego lento prepara el relleno de los capelettis en un bol limpio colocando en él: jamón cocido picado, ajo y perejil picado, la miga de pan molida y escurrida de la leche, o sea blanda pero no con líquido
  6. Bate bien la mezcla y pon sal y pimienta, o muele con el mixer si te gusta un relleno más parejo
  7. Retira la masa del refrigerador
  8. Estira la masa con palote o máquina de hacer pastas
  9. Corta discos pequeños de masa
  10. Coloca una cucharadita de relleno en cada disco, moja, dobla y cierra como una pequeña empanadita
  11. Dobla la empanadita y une sus puntas para formar los capellettis
  12. Cocina en abundante agua hirviente con sal
  13. Sirve con la sencilla salsa de tomates y queso parmesano rallado

Cuanto más pequeños los realices más tiempo te llevará, pero el resultado es realmente delicioso… y de postre torta moka!

Ingredientes

  • 250g de harina común 0000
  • 1 huevo
  • 1/2 pocillo de aceite neutro o de oliva
  • leche cantidad necesaria
  • perejil
  • ajo
  • sal y pimienta
  • 150g de jamón cocido
  • miga de pan
  • queso parmesano rallado
  • 1k de tomates peritas
  • 1 cebolla grande
  • orégano

 

Huevos gratinados

Los huevos gratinados son, simplemente, la versión caliente o invernal de los huevos rellenos, plato frío que suele servirse como entrada.

Los huevos gratinados acompañan deliciosamente las entradas tibias o calientes del invierno, y se sirven junto a rodajas de peceto al horno, puré tricolor, etc.

También es una idea original servir los huevos gratinados junto a otras preparaciones calientes e informales como los tacos, pizzas o empanadas, como una opción más de bocadillos tibios.

Cocina los huevos para hacerlos duros, pélalos y córtalos a la mitad.

Retira las yemas y bátelas junto a la mantequilla, el perejil picado, y sazona con sal y pimienta a gusto.

Rellena las claras duras con esta mezcla, acomoda los huevos rellenos en una placa de horno enaceitada, espolvorea con abundante queso parmesano rallado y acomoda un cubito de mantequilla sobre cada huevo relleno.

Lleva al horno precalentado y gratina hasta que brille, se dore un poco y el queso se derrita.

Sirve esta preparación con vino blanco, y si deseas hacer los huevos gratinados como un bocadillo más delicado y elegante, emplea huevos de codorniz y sírvelos sobre tostadas integrales….

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 50g de mantequilla
  • perejil picado
  • 75g de queso parmesano rallado
  • aceite
  • sal y pimienta a gusto
  • tostadas de pan integral