Cebollitas rellenas

Esta receta es una forma completamente original de disfrutar del sabor de las cebollas. Es un plato ideal para acompañar carnes rojas o blancas, o bien con unas milanesas. También pueden utilizarse como guarnición de una merluza al horno para resaltar los sabores de cada ingrediente. Muy fáciles de preparar y económicas, además de brindar un sabor delicioso.

Preparación:

Hervir las cebollas una vez peladas con abundante agua mezclada con el vinagre y el azúcar. Cuando están tiernas escurrirlas, dejarlas enfriar y ahuecarlas quitándoles parte del centro y dejando de espesor un dedo aproximadamente. Picar bien fino la parte extraída, agregarles las vainillas, las pasas, los huevos y el queso. Sazonar a gusto.

Rellenar  las cebollas presionando bien el relleno. Mezclar el azúcar negra con la margarina hasta lograr una pastita, cubrir con ella las cebollas y llevar a horno caliente hasta dorarlas.

Ingredientes:

  • 8 ó 10 cebollas medianas.
  • 2 cdas de vinagre blanco.
  • 1 cda de azúcar molido.
  • 6 vainillas desmenuzadas.
  • 2 cdas de pasas de uvas remojadas.
  • 3 huevos.
  • ½ taza de queso rallado.
  • 6 cditas (café) de azúcar negra.
  • 25 grs de margarina.

 

 

 

Budín esponjoso

Un buen budín para esas tardes de lluvia o cuando recibimos visitas inesperadas es, sin dudas, la mejor opción. Este budín es muy fácil de preparar y es verdaderamente delicioso. No lleva mucho tiempo y podemos conservarlo para cuando lo necesitemos en el congelador.

Preparación:

Separar las yemas de las claras en dos tazones. Agregar a las yemas el azúcar y batirlas hasta que estén de color limón. Añadir la esencia de vainilla.

Tamizar la harina con la fécula y el polvo de hornear; incorporar estos ingredientes al batido de yemas, uniendo bien.

Batir las claras a punto de nieve bien firme y agregarlas a la preparación mezclando muy suavemente para no bajar el batido. Verte todo en una budinera facetada, con un tubo, llenándola hasta sus ¾ partes. Introducir el molde en horno de temperatura moderada y cocinar el budín durante una hora, aproximadamente.

Desmoldarlo luego sobre rejilla y dejarlo enfriar. Colocarlo en un plato y rociarlo con el almíbar de los duraznos o de las cerezas. Decorar con dichas frutas y servir el budín solo o acompañado de crema chantillí o merengue italiano a gusto.

Ingredientes:

  • 6 huevos
  • 180 grs de azúcar molida
  • 1 cdita de esencia de vainilla
  • 100 grs de harina
  • 50 grs de fécula de maíz
  • 1 cdita de polvo de hornear
  • Duraznos o damascos en almíbar
  • Cerezas en almíbar

Pastel de frutas escondido

Los pasteles son una excelente opción para servir como postre, especialmente aquellos que preparamos con frutas de estación. Es una buena alternativa para aprovechar las frutas más maduras que nos quedaron en la heladera y preparar un plato dulce para disfrutar en familia

Fácil de preparar y en poco tiempo, podemos saborear este exquisito pastel de frutas escondido.

Preparación:

Enmantecar bien una fuente de bordes altos. Pelar, quitar las semillas y cortar las frutas en tajadas; ponerlas en la fuente. Rociarlas con licor o esencia de vainilla y distribuir encima 100 gramos de azúcar y la manteca cortada en trocitos. Batir los huevos con el azúcar restante, el vino y las ralladuras de limón y de naranja hasta que esté bien espumoso. Agregar la harina tamizada con el polvo de hornear y unir suavemente. Colocar la mezcla sobre las frutas e introducir la fuente en horno a temperatura moderada hasta que se note cocida la cobertura. Dejar enfriar antes de servir.

Ingredientes:

  • 2 bananas
  • 2 peras
  • 2 duraznos
  • 2 manzanas
  • Licor o esencia de vainilla
  • 125 grs de manteca
  • 250 grs de azúcar
  • 150 grs de harina
  • 1 cdita de polvo de hornear
  • Ralladura de medio limón y de una naranja
  • 2 huevos
    • 1 copita de vino (tamaño licor)

Pastel de duraznos

Un buen pastel de frutas es la mejor opción para un postre fresco, liviano y delicioso. Este pastel de duraznos es ideal para aprovechar la fruta de temporada y preparar un manjar dulce que sin dudas disfrutarán en familia. Puede servirse como postre o bien por la tarde acompañando un rico te.

Preparación:

Para la masa mezclar la harina con el polvo de hornear. Batir en un tazón el huevo con la leche y el azúcar. En otro tazón, agregar la manteca a la harina y deshacerla rápidamente con las manos hasta que se reduzca al tamaño de granos de arroz. Verter los ingredientes húmedos en el centro de la mezcla de harina, mientras se revuelve con una cuchara o espátula de madera. Enmantecar un molde para pastel y colocar la masa en él, haciéndola adherir al mismo con ayuda de los dedos enharinados. Pelar los duraznos, cortarlos en gajos y colocar estos en el interior del pastel.

Para la crema, batir las yemas con el azúcar, luego agregar la leche y la esencia. Verter la mezcla sobre los duraznos. Introducir en horno a temperatura moderada hasta que se note la masa suavemente dorada y el relleno firme. Si se desea se puede cubrir con claras batidas a punto de nieve bien firmes. Una vez cubierto el pastel con el merengue en forma de picos, introducir en horno bien fuerte para dorar la superficie.

Servir bien frio.

Ingredientes:

Para la masa:

  • 200 grs de harina
  • ½ cdita de polvo de hornear
  • 1 huevo
  • 50 grs de leche
  • 3 cdas de manteca
  • 1 cda de azúcar
  • 6 duraznos
  • 2 yemas
  • 150 grs de leche
  • Esencia de vainilla a gusto

Para la crema:

Jalea de membrillo

Sin dudas la jalea de membrillo además de ser exquisita es un dulce muy sano. Esta jalea puede utilizarse para disfrutar con tostadas o galletas o bien para elaborar otras preparaciones como pasta frola o pepas de dulce de membrillo.

Es de fácil elaboración y ofrece un sabor verdaderamente delicioso.

Preparación

Lavar y cortar los membrillos en cuartos sin pelarlos y quitarles el corazón. Colocarlos en una cacerola y añadirles el agua, taparlos y cocinar lentamente hasta que la fruta esté tierna. Retirarlos y verterlos dentro de una bolsa de muselina; dejarlos gotear en una cacerola; la bolsa debe estar suspendida en el aire de modo que no toque superficie alguna y no se debe apretar para extraer más jugo pues esto lo enturbiaría. Para cada taza de jugo emplear ¾ de taza de azúcar. Cocinar sólo 3 o 4 tazas de jugo a la vez. Poner la cacerola con el jugo sobre el fuego fuerte hasta que tome punto de ebullición; añadir poco a poco el azúcar y dejar hervir a borbotones hasta que la mezcla esté de consistencia adecuada (hacer la prueba de la jalea), espumarla y verter la jalea en frascos esterilizados.

La prueba de la jalea es la misma que con las mermeladas.

Ingredientes:

  • 2 kilos de membrillos
  • 4 tazas de agua
  • Azúcar