Pechugas rellenas

El pollo tiene grandes posibilidades en la cocina, pueden hacerse guisados, en las brasas, en el horno, relleno, a la plancha, con salsas o solo; utilizando los huesos y la carcaza para realizar caldos y fondos que se emplean en otras preparaciones como salsas y sopas, o, simplemente, como una salida ràpida teniendo la precausión de tener siempre en el freezer un pollo limpio, trozado y libre de piel para aumentar una comida o preparar un bocadillo rápido.

La simple cocción a la plancha de una presa de pollo congelada, en minutos nos brinda un almuerzo veloz.

Las pechugas pueden rellenarse muy fácilmente y ser presentadas en minutos en la mesa, como una receta especial:

Corta las pechugas a lo ancho, como para hacerlas más delgadas, sin terminar el corte y ábrelas.

En ese espacio abierto coloca lo que gustes de:

  1. cebollas crudas o rehogadas cortadas finamente
  2. tomates en rodajas
  3. pimientos o chiles cortados en tiras
  4. queso
  5. jamón cocido o crudo
  6. aceitunas descarozadas
  7. ciruelas secas
  8. pasas de uvas sin semillas
  9. rebanadas de zapallitos o berenjenas cocidos
  10. pikles

Otra posibilidad de relleno de la pechuga, original y divertida es hacer previamente un sandwich con pan de miga o lactal descortezado con:

  • mayonesa por ambos lados de los 2 panes
  • queso
  • jamón
  • tomate

Colocar el sandwich dentro de la pechuga condimentada con mayonesa, orégano y sal, cerrar con pinchos o mondadientes, y cocinar al horno o a la plancha.

Esta receta puedes hacerla también con pechugas de gallina, y en lugar de tapar el relleno, arrollarlo.