Pechugas rellenas

El pollo tiene grandes posibilidades en la cocina, pueden hacerse guisados, en las brasas, en el horno, relleno, a la plancha, con salsas o solo; utilizando los huesos y la carcaza para realizar caldos y fondos que se emplean en otras preparaciones como salsas y sopas, o, simplemente, como una salida ràpida teniendo la precausión de tener siempre en el freezer un pollo limpio, trozado y libre de piel para aumentar una comida o preparar un bocadillo rápido.

La simple cocción a la plancha de una presa de pollo congelada, en minutos nos brinda un almuerzo veloz.

Las pechugas pueden rellenarse muy fácilmente y ser presentadas en minutos en la mesa, como una receta especial:

Corta las pechugas a lo ancho, como para hacerlas más delgadas, sin terminar el corte y ábrelas.

En ese espacio abierto coloca lo que gustes de:

  1. cebollas crudas o rehogadas cortadas finamente
  2. tomates en rodajas
  3. pimientos o chiles cortados en tiras
  4. queso
  5. jamón cocido o crudo
  6. aceitunas descarozadas
  7. ciruelas secas
  8. pasas de uvas sin semillas
  9. rebanadas de zapallitos o berenjenas cocidos
  10. pikles

Otra posibilidad de relleno de la pechuga, original y divertida es hacer previamente un sandwich con pan de miga o lactal descortezado con:

  • mayonesa por ambos lados de los 2 panes
  • queso
  • jamón
  • tomate

Colocar el sandwich dentro de la pechuga condimentada con mayonesa, orégano y sal, cerrar con pinchos o mondadientes, y cocinar al horno o a la plancha.

Esta receta puedes hacerla también con pechugas de gallina, y en lugar de tapar el relleno, arrollarlo.

Matambre de pollo con panceta y ciruelas

matambre-de-pollo

Un matambre de pollo puede realizarse fácilmente sólo con pechugas o empleando el pollo entero.

Debes deshuesar el pollo en su totalidad y para lograr un arrollado grande te recomiendo 2 pollos.

Una vez que has deshuesado los pollos colócalos enfrentados en la mesa, superponiendo sus partes más finas para lograr una especie de rectángulo lo más parejo posible.

Salpimenta y adoba con: jugo de limón, albahaca y algún picante.

Espolvorea con 1 sobre de gelatina sin sabor en polvo y sin disolver.

Rellena, dejando los bordes libres, con: zanahorias cortadas en tiritas, pimientos o ajíes rojos y verdes, panceta en tiras y ciruelas pasas sin carozos.

Enrolla con cuidado y cose donde creas necesario, con aguja e hilo fuerte de algodón sin color, luego ata con hilo fuerte para que mantenga el formato, y envuelve en una tela limpia y ata como un caramelo.

Lleva a una olla de caldo de gallina con especias: laurel, apio, ajos, etc y cuece durante 1,30hs.

También puedes envolverlo en papel de aluminio y atarlo posteriormente y cocinarlo en el horno a fuego moderado, agregando caldo a la fuente regularmente.

Deja enfriar dentro del caldo, desenvuelve, quita los hilos y rebana a mano o con cortadora de fiambres.

Decora la fuente con ciruelas pasas y frescas y cubitos de panceta ahumada y queso con pinchos.

Ingredientes:

  1. 2 pollos grandes
  2. 200g de zanahorias
  3. 150g de ajíes
  4. 200g de panceta
  5. 150g de ciruelas pasas
  6. 2 dientes de ajo
  7. laurel
  8. albahaca
  9. 1 rama de apio
  10. 1 caldo de gallina en cubo
  11. 1 sobre de gelatina sin sabor

Pollo al vino

pollo_al_vino

La receta de pollo al vino es una opción diferente para presentar el pollo en las fiestas navideñas  y de fin de año.

Limpia, quita la piel y troza el pollo, consiguiendo tantas presas como necesites para servir.

Dora las presas de a una o dos, de ambos lados en aceite de oliva, con sal y pimienta, y reserva.

En la misma olla rehoga 1 cebolla finamente picada y cuando esté transparente agrega las presas de pollo que ya has sellado.

Mezcla para que se integre el pollo con la cebolla y agrega 1 vaso de vino blanco, cocina un rato y añade 1 vaso de caldo de gallina, y una rama de romero, tapa la olla y cocina a fuego lento por media hora.

Añade otro vaso de vino y deja evaporar el alcohol unos minutos, retira las presas de pollo y reserva en una fuente acomodadas para llevar a la mesa.

Agrega el almidón de maíz al fondo de la olla, previamente disuelto en 1/4 de vaso de agua fría y  y revuelve hasta que espese.

Cubre tu pollo con esta salsa al vino blanco, deliciosa.

Decora con menta o apio frescos.

Ingredientes:

  1. 1 pollo trozado
  2. 2 vasos de vino blanco seco
  3. 1 cebolla
  4. aceite de oliva
  5. 1 ramita de romero
  6. sal y pimienta
  7. 25g de almidón de maíz
  8. 1 vaso de caldo de gallina