Ensalada moldeada de ricotta

Nada mejor para recibir invitados que un plato como este. Esta ensalada moldeada de ricotta ofrece no sólo un sabor exquisito sino también una decoración a nuestra mesa. Sin dudas, nuestros comensales quedarán impresionados por esta ensalada y disfrutarán de un plato sabroso. Es ideal para acompañar carnes o bien como entrada de mesa. Fácil de preparar y realmente económica.

Preparación:

Ablandar la gelatina en una parte de agua fría y agregarle el resto del agua caliente y el vinagre. Llevar a fuego moderado, revolviendo hasta que se disuelva. Colarla por una tela de trama apretada y dejarla enfriar fuera de la heladera, pero sin que se endurezca. Mientras tanto, pasar la ricotta por cedazo y sazonarla muy bien con sal y pimienta. Pelar los pepinos, cortarlos en rodajas y ponerlos en agua con sal, para que no resulten indigestos. Elegir, lavar y escurrir los berros y ponerlos en una fuente formando una corona. Una vez fría, y aun líquida la gelatina, mezclarla con la ricotta y verterla en un molde previamente humedecido. Llevar el molde al frío hasta que esté completamente firme. Pasar el molde rápidamente por agua caliente y desmoldar la ensalada de ricotta en el centro de la fuente preparada. Escurrir muy bien los pepinos y colocarlos alrededor alternando con rodajas de remolacha. Servir con salsa mayonesa en una salsera, todo bien frío.

Ingredientes:

  • 1 caja de gelatina en polvo con sabor a limón
  • ¼ taza de vinagre de manzanas o de vino
  • 1 ¼ tazas de agua
  • ½ kg de ricotta
  • 3 pepinos medianos
  • 1 atado de berros
  • 6 remolachas hervidas
  • 1 taza de salsa mayonesa
  • Sal
    • Pimienta

Bananas con gelatina

 

Este postre puede servirse como una opción fresca para la mesa dulce de estas fiestas. Es una variante dulce diferente y original, que puede acompañarse con cremas o helado de vainilla. Lleva pocos ingredientes y no requiere de mucho tiempo de elaboración. También es posible prepararla con un día e anticipación para facilitar el trabajo.

Preparación:

Remojar la gelatina en un poquito de agua fría. Disolverla con el agua caliente. Añadir el azúcar. Humedecer un molde con agua y verter un poco de gelatina. Dejar enfriar sin que se congele. Pelar las bananas y cortarlas en rodajas. Colocar sobre la gelatina una capa de bananas, sobre esto un poco más de gelatina, luego bananas, y continuar así hasta finalizar la preparación. Dejar en la heladera hasta que esté bien consistente. Servir con crema o helado.

Ingredientes: (para 4 porciones)

  • 4 bananas
  • ½ litro de agua caliente
  • 20 grs. de gelatina de limón en polvo
  • 150 grs. de azúcar

Pollo al vinagre

Pollo al vinagre

 

Esta receta es una alternativa para preparar el pollo de una manera diferente y muy sabrosa. Con todo el sabor del pollo que contrasta con el vinagre, es un plato ideal para una cena liviana y verdaderamente deliciosa.

La carne de ave es una buena opción para elaborar un plato más suave debido a que este tipo de carnes suelen ser mucho más magras que las carnes rojas. Puede acompañarse de un puré de patatas o alguna ensalada a gusto.

Preparación:

En una sartén derretir la mitad de la manteca y agregar las verduras cortadas en juliana, los menudos picados y los pescuezos. Rehogaros hasta que comiencen a tomar color. Incorporar el vinagre y la gelatina tibia, sal y pimienta. Cocinar todo durante una hora, con el recipiente tapado. Mientras, derretir el resto de la manteca y saltear los trozos de pollo condimentados con sal y pimienta a fuego muy suave durante 20 minutos, evitando que se doren. Escurrir el líquido de la primera preparación. Retirar los trozos de pollo de carne blanca y dejar cocer los otros durante unos instantes más. Disponer los trozos en una fuente profunda, junto con las cebollitas hervidas y volcar la salsa tibia y líquida. Dejar en la heladera durante un día para poder servir.

Ingredientes: (para 8 personas)

  • 2 pollos
  • 2 zanahorias
  • 3 cebollas
  • 12 cebollitas
  • ½ vaso de vinagre de vino
  • ¾ litros de gelatina de carne
  • 150 grs. de manteca
  • 3 ramitas de perejil
  • Sal y pimienta c/n

Paté marino

Paté Marino

Este paté es ideal para saborear en una entrada de mesa con algún pan de campo o pan casero. No es difícil de elaborar y podremos sorprender a todos con un paté de pescado casero y verdaderamente delicioso.

Preparación:

Hervir los filetes de pescado en agua con sal y el ramito de verduras. Retirar, escurrir y desmenuzar hasta obtener una pasta. En un tazón, mezclar el pescado con la salsa blanca, las yemas, el paté y revolver hasta unir todo. Remojar la gelatina en agua fría y disolverla luego en la taza de agua hirviendo, agregarle el vino, la salsa kétchup y una pizca de sal. Incorporar esta preparación a la del pescado y trabajar con una espátula de madera hasta obtener una pasta homogénea. Aceitar ligeramente un molde tipo budín inglés, volcar en él la preparación y llevar a la heladera durante 3 horas. Antes de presentarlo, pasar el molde por agua caliente para desmoldarlo con facilidad. Decorar con perejil picado, se puede acompañar con una ensalada fresca a gusto.

Ingredientes:

  • 1 kg de pescado en filetes (merluza o brótola)
  • 1 ramito de verduras aromáticas
  • 1 cucharada de sal fina
  • ½ litro de salsa blanca bien espesa
  • 1 taza de agua hirviendo
  • 2 yemas
  • 1 lata de paté de jamón
  • 35 grs. de gelatina sin sabor
  • ½ taza de vino blanco
  • 2 cucharadas de salsa kétchup
  • Perejil picado para decorar

Melón relleno

Cuando hace calor nada como refrescarse con frutas, sin embargo la simple fruta puede llegar a cansar o no es muy bien vista si la presentas sin decoración…

Para estos casos puedes preparar un delicioso melón relleno, a modo de postre o simple gusto en una tarde estival con amigos.

Corta una tapa horizontal al melón y con ayuda de una cuchara ahueca y retira pulpa, semillas y jugo.

Separa las semillas y descártalas y lleva la pulpa y el jugo a la licuadora.

Añade también crema o nata de leche y gelatina de melón, licúa y rellena el melón.

Lleva al refrigerador hasta que la gelatina se ponga sólida.

Corta en porciones con cuidado y decora con ensalada de frutas y una bocha de helado y copete de crema chantilly.

Otra opción es conseguir en el mercado pequeños melones para rellenar con la misma receta y sin cortarlos, servir de forma individual coronados con crema y alguna fruta de tu elección.

Esta preparación puedes servirla con vino blanco o champagne, y ser la sensación de un atardecer caluroso o el postre de una cena de lasagna de jamón y queso con salsa de carne

Ingredientes:

  1. 1 melón grande
  2. 2 sobres de gelatina de melón o kiwi, o 1 y 1
  3. 100g de crema de leche o nata de leche
  4. ensalada de frutas
  5. helado de crema
  6. crema chantilly