Ravioles de ricota

Los ravioles de ricota constituyen un excelente plato principal, y también puedes utilizarlos como entrada sirviendo mini raviolines de ricota, realizados con la misma receta, y presentados con mantequilla y sobre colchón de hojas verdes, una muy buena entrada para un plato principal de carnes asadas…

Para comenzar deberás preparar una masa de ravioles, o masa para pastas rellenas, que es un poco más suave y liviana que la masa básica de los fideos, más duros y consistentes (con más huevo, también existe una masa tipo bomba que se utiliza en la cocina vegetariana, o sea una masa para pastas sin huevo

Una vez que dejes la masa descansando, puedes comenzar a hacer el relleno de ricota, que es muy simple:

Mezcla la ricota con la crema o nata de leche, las yemas y los condimentos, bate bien para que se mezcle y quede una textura suave.

Y comienza a estirar la masa para colocarla, capa tras capa en los moldes para ravioles o raviolines, humectando bien los contornos de los ravioles para que la masa tapa se pegue bien, y no se desarmen en la olla.

Pon agua a hervir y cuando suelte burbujas grandes echa los ravioles de ricota a la olla, cocina hasta que floten si te gustan al dente, o déjalos unos minutos más si los prefieres más blandos y suaves.

Salsea con salsa italiana de tomates o con crema, y añade queso parmesano rallado por encima.

Este plato italiano puedes servirlo con vino tinto o cerveza negra, y de postre torta moka con capuccino.

Ingredientes:

  1. 500g de masa para pastas casera
  2. 250g de ricota
  3. 50g de crema o nata de leche
  4. 2 yemas
  5. mantequilla
  6. salsa de tomates

 

 

Canapés de foi gras

Los canapés de foi gras son simples de realizar y puedes presentarlos como entrada, en una mesa de fiambres, como bocadillos en un cocktail, servirlos con otros canapés variados, o tenerlos guardados en el refrigerador sin armar, para un bocadillo veloz al paso…

Primero corta los panes para lograr rebanadas del grosor que gustes, no importa que sean iguales y parejas, o utiliza pan de molde lacteado.

Cubre las rebanadas de pan con mantequilla derretida y llévalas al horno para que se doren y queden crocantes.

Mezcla la manteca blanda con el paté de foi gras y la crema o nata de leche y bate con fuerza, con la batidora o el mixer para que la pasta quede bien cremosa.

Sazona bien la preparación con los condimentos que gustes, le queda muy bien el perejil.

Unta con una capa gruesa de la preparación las tostadas, que puedes cortar con cortantes para galletas dándoles formas divertidas (como aparece en la imagen).

Con los trozos restantes y sobrantes puedes hacer una torta salada de pan de miga o bombones salados unidos con mayonesa o con alguna salsa especial para entradas.

Decora a tu gusto con morrones, tomates, trufas, arvejas, cerezas, etc.

Ingredientes:

  1. 2 latas de paté de foi gras
  2. 100g de mantequilla
  3. 100g de crema o nata de leche
  4. perejil picado a gusto
  5. 10 rebanadas de pan de molde lacteado