Antipasto mediterráneo

antipasto-mediterraneo

El antipasto mediterráneo es ideal para un día de calor, fácil de hacer y muy sabroso, acompaña platos de ensaladas diversas, puede servirse como entrada o acompañamiento de pastas frías.

Las supremas se pueden remplazar por tiras de lomo, camarones o langostinos. La idea del  antipasto es que lo hagas con lo que te ha sobrado en el refrigerador, y puedas aprovechar puntas de carnes asadas u horneadas.

Cortar  en rodajas los zapallitos con cáscara.

Saltearlos en aceite de oliva, sin encimar las rodajas, hasta tiernizarlos.

Trozar las berenjenas sin pelar en tajadas, a lo largo.

Saltearlas del mismo modo.

Salpimentar ambos vegetales.

Cortar las supremas en tiras y salpimentarlas.

Rebozarlas primero con harina, luego con huevos batidos y finalmente con semillas de sésamo.

Freírlas en aceite caliente.

Escurrirlas sobre papel de cocina.

Saltear las tajadas de panceta en una sartén antiadherente, sin medio graso, hasta que resulten crocantes.

Filetear los champiñones en conserva.

Alinearlos con el ajo y el perejil picados, sal, pimienta y aceite de oliva.

Escurrir los tomates secos hidratados y rociarlos con aceite de oliva.

Trozar los ajíes en conserva escurridos y la mozzarella o el queso de cabra.

Aderezar los porotos en conserva con aceite de oliva, aceto balsámico, sal, pimienta y semillas de amapola.

Presentar el antipasto en una fuente, alternando en forma decorativa todos los ingredientes preparados.

Complementar con hojas de lechuga.

Ingredientes para 10 porciones;

  • 2 zapallitos largos
  • aceite de oliva
  • 2 berenjenas
  • sal
  • pimienta
  • 2 supremas de pollo
  • harina
  • 2 huevos
  • semillas de sésamo
  • 10 tajadas de panceta ahumada
  • 300 g de champiñones en conserva
  • 2 dientes de ajo
  • 2 cucharadas de perejil picado
  • 10 tomates secos hidratados
  • 4 ajíes en conserva
  • 300 g de mozzarella o queso de cabra
  • 300 g de porotos en conserva
  • aceto balsámico
  • semillas de amapola
  • hojas de lechuga

Soja: leche y queso

soja

La soja es un oleaginosos que en los últimos tiempos parece haber invadido los campos del mundo, presentado hace unos años como el fin del hambre, hoy nada se ha modificado, salvo la soja misma que, en todas partes del mundo, es un alimento transgénico.

Aún sabiendo esto, muchos optan por su utilización ya que la soja posee gran cantidad de proteínas y es un alimento tradicional en China y otras partes del mundo.

La leche de soja se prepara de esta simple manera:

Colocar los porotos de soja en remojo durante 48hs, licuar o procesar con agua natural, filtrar y de esa forma obtienes la leche de soja, logrando además un residuo sólido que puede emplearse en la preparación de sopas, tartas, rellenos, croquetas y omelettes.

El queso de soja se logra a partir de la leche de soja, cortándola con suero o una hoja de higuera, y luego dejando decantar el suero a través de un lienzo, para lo cual es necesario emplear una gran cantidad de leche de soja.

El queso de soja tiene poco sabor por lo cual se suele salar y aromatizar con variados condimentos. Se emplea en preparaciones como sopas y guisados orientales, y se puede comer empanizado y frito.

El queso de soja se llama tofu.

Ingredientes:

  • 500g de Porotos de soja
  • 2l de Agua
  • 1 Hoja de higuera

Condimentos