Jalea de membrillo

Sin dudas la jalea de membrillo además de ser exquisita es un dulce muy sano. Esta jalea puede utilizarse para disfrutar con tostadas o galletas o bien para elaborar otras preparaciones como pasta frola o pepas de dulce de membrillo.

Es de fácil elaboración y ofrece un sabor verdaderamente delicioso.

Preparación

Lavar y cortar los membrillos en cuartos sin pelarlos y quitarles el corazón. Colocarlos en una cacerola y añadirles el agua, taparlos y cocinar lentamente hasta que la fruta esté tierna. Retirarlos y verterlos dentro de una bolsa de muselina; dejarlos gotear en una cacerola; la bolsa debe estar suspendida en el aire de modo que no toque superficie alguna y no se debe apretar para extraer más jugo pues esto lo enturbiaría. Para cada taza de jugo emplear ¾ de taza de azúcar. Cocinar sólo 3 o 4 tazas de jugo a la vez. Poner la cacerola con el jugo sobre el fuego fuerte hasta que tome punto de ebullición; añadir poco a poco el azúcar y dejar hervir a borbotones hasta que la mezcla esté de consistencia adecuada (hacer la prueba de la jalea), espumarla y verter la jalea en frascos esterilizados.

La prueba de la jalea es la misma que con las mermeladas.

Ingredientes:

  • 2 kilos de membrillos
  • 4 tazas de agua
  • Azúcar