Pizza casera

La pizza es una comida tradicional de reuniones o fiestas familiares. Es simple de preparar y pueden elaborarse muchas variedades. Además puede conservarse en el congelador como prepizza para esas visitas inesperadas.

Preparación:

Formar una corona con la harina y el azúcar. En el centro colocar el aceite, una parte del agua tibia y la levadura. Lejos de la levadura colocar la sal. Recordar que la sal es enemiga de la levadura. Comenzar a mezclar con los dedos desde el centro hacia afuera integrando los ingredientes. Incorporar el agua a medida que sea necesario para ir formando la masa. Es recomendable tener harina extra para despegar la masa de los dedos. Amasar unos diez minutos y cortar en bollos no muy grandes (con estas cantidades pueden prepararse cinco pizzas aproximadamente). Dejar leudar cubiertas con un paño durante 40 minutos. Desgasificar y estirar con un palote. Cubrir cada asadera con rocío vegetal o una cucharada de aceite y colocar cada pizza en una asadera. Cubrir con salsa abundantemente y dejar leudar 30 minutos más. Cocinar en un horno moderado hasta que estén sequitas.

Agregar un poco más de salsa y mozzarella y cocinar hasta que se derrita o guardar en el congelador, separadas con papel nylon para que no se rompan.

Ingredientes:

  • 1 kilo de harina (preferentemente 0000)
  • 1 sobre de levadura en polvo
  • ½ taza de aceite
  • 1 cda. De sal
  • 1 cdita. de azúcar
  • Agua tibia c/n
  • Salsa para pizza

Mozzarella

Peceto con salsa agridulce

Este plato es un clásico de navidad o fin de año. El peceto es una carne muy tierna y sabrosa, que puede disfrutarse fría o caliente. Acompañado de esta salsa agridulce,  nuestros invitados podrán saborear una delicia en nuestra mesa.

Preparación:

Para la salsa agridulce, picar cebolla y rehogarla con una cucharada de azúcar. Agregar el tomate en trozos y zanahoria rallada. Incorporar sal, pimienta, ají molido y ajo picado. Cuando estén tiernos los ingredientes agregar la mermelada y cocinar a fuego bien bajo durante 5 minutos. Finalmente agregar el caldo de carne y continuar cocinando hasta que tome una consistencia espesa.

Cocinar el peceto en horno moderado para que no se seque, con un poco de caldo en la fuente. Cuando esté bien cocido, retirar del horno y bañar con la salsa agridulce tibia. Puede servirse fileteado o cortar en la mesa. También puede dejarse un poco de salsa en una cazuela para que cada invitado pueda agregar a gusto.

Ingredientes:

  • 2 kilos de peceto
  • 2 cebollas
  • 1 cucharada de azúcar
  • ½ kilo de tomates perita
  • 2 zanahorias ralladas
  • 3 cucharadas de mermelada de fruta bien llenas
  • 1 pizca de ají molido
  • 1 cucharada de orégano
  • 2 dientes de ajo
  • Sal y pimienta a gusto
  • 1 cubo de caldo de carne

Tallarines caseros

 

Nada mejor que disfrutar un almuerzo de domingo en familia con unas buenas pastas caseras. Estos tallarines caseros son simples y deliciosos. Ideal para acompañar con una salsa bolognesa o filetto.

Preparación:

Formar una corona con la harina y la sal en la mesada. Colocar en centro los huevos mezclados suavemente. Comenzar a incorporar la harina con los huevos despacio hasta lograr una masa ligeramente firme y más bien dura. Si es necesario, incorporar un poco de agua para formar la masa.

Amasar durante unos diez minutos. Doblar algunas veces los bordes de la masa hacia adentro y continuar amasando. Formar un bollo y dejar reposar 30 minutos tapada con una tela.

Estirar la masa hasta dejarla bien delgada y dejarla descansar otros 15 minutos. Doblar los extremos cada ocho o diez centímetros incorporando un poco de harina para que no se peguen.

Finalmente, cortar en tiras para formar los tallarines.

Cocinar en un litro de agua con sal cada 100 grs. de pasta durante 10 minutos aproximadamente. Mover de vez en cuando para evitar que se peguen. Escurrir y servir con una salsa bolgnesa o filetto.

Ingredientes:

  • 500 grs. de harina 000
  • 5 huevos
  • 1 cucharadita de sal

 

 

Ravioles de ricota

Los ravioles de ricota constituyen un excelente plato principal, y también puedes utilizarlos como entrada sirviendo mini raviolines de ricota, realizados con la misma receta, y presentados con mantequilla y sobre colchón de hojas verdes, una muy buena entrada para un plato principal de carnes asadas…

Para comenzar deberás preparar una masa de ravioles, o masa para pastas rellenas, que es un poco más suave y liviana que la masa básica de los fideos, más duros y consistentes (con más huevo, también existe una masa tipo bomba que se utiliza en la cocina vegetariana, o sea una masa para pastas sin huevo

Una vez que dejes la masa descansando, puedes comenzar a hacer el relleno de ricota, que es muy simple:

Mezcla la ricota con la crema o nata de leche, las yemas y los condimentos, bate bien para que se mezcle y quede una textura suave.

Y comienza a estirar la masa para colocarla, capa tras capa en los moldes para ravioles o raviolines, humectando bien los contornos de los ravioles para que la masa tapa se pegue bien, y no se desarmen en la olla.

Pon agua a hervir y cuando suelte burbujas grandes echa los ravioles de ricota a la olla, cocina hasta que floten si te gustan al dente, o déjalos unos minutos más si los prefieres más blandos y suaves.

Salsea con salsa italiana de tomates o con crema, y añade queso parmesano rallado por encima.

Este plato italiano puedes servirlo con vino tinto o cerveza negra, y de postre torta moka con capuccino.

Ingredientes:

  1. 500g de masa para pastas casera
  2. 250g de ricota
  3. 50g de crema o nata de leche
  4. 2 yemas
  5. mantequilla
  6. salsa de tomates

 

 

Pechugas rellenas

El pollo tiene grandes posibilidades en la cocina, pueden hacerse guisados, en las brasas, en el horno, relleno, a la plancha, con salsas o solo; utilizando los huesos y la carcaza para realizar caldos y fondos que se emplean en otras preparaciones como salsas y sopas, o, simplemente, como una salida ràpida teniendo la precausión de tener siempre en el freezer un pollo limpio, trozado y libre de piel para aumentar una comida o preparar un bocadillo rápido.

La simple cocción a la plancha de una presa de pollo congelada, en minutos nos brinda un almuerzo veloz.

Las pechugas pueden rellenarse muy fácilmente y ser presentadas en minutos en la mesa, como una receta especial:

Corta las pechugas a lo ancho, como para hacerlas más delgadas, sin terminar el corte y ábrelas.

En ese espacio abierto coloca lo que gustes de:

  1. cebollas crudas o rehogadas cortadas finamente
  2. tomates en rodajas
  3. pimientos o chiles cortados en tiras
  4. queso
  5. jamón cocido o crudo
  6. aceitunas descarozadas
  7. ciruelas secas
  8. pasas de uvas sin semillas
  9. rebanadas de zapallitos o berenjenas cocidos
  10. pikles

Otra posibilidad de relleno de la pechuga, original y divertida es hacer previamente un sandwich con pan de miga o lactal descortezado con:

  • mayonesa por ambos lados de los 2 panes
  • queso
  • jamón
  • tomate

Colocar el sandwich dentro de la pechuga condimentada con mayonesa, orégano y sal, cerrar con pinchos o mondadientes, y cocinar al horno o a la plancha.

Esta receta puedes hacerla también con pechugas de gallina, y en lugar de tapar el relleno, arrollarlo.