Ravioles para copetín

Los ravioles son una de las pastas preferidas por todos. Nada mejor que un buen plato de ravioles con una salsa preparada en casa. Sin embargo, esta no es la única forma de disfrutar los ravioles.

En esta ocasión, prepararemos los ravioles como bocadillos de copetín o entrada de mesa para convidar a nuestros invitados o simplemente para disfrutar en familia antes de la comida. Los ravioles fritos son una verdadera delicia.

Preparación:

Separar los ravioles uno por uno y freírlos en abundante aceite caliente; sacarlos cuando estén doraditos, espolvorearlos con poquito azúcar y servirlos bien calientes. Es aconsejable colocarlos unos instantes en papel absorbente para retirar el excedente de aceite. El azúcar colocarla cuando están bien calientes para que se adhiera correctamente. Servir como entrada acompañando algún otro plato.

Ingredientes:

  • 1 caja de ravioles de pollo
  • Aceite c/n
  • Azúcar para espolvorear

Deja un Comentario