Ensalada moldeada de ricotta

Nada mejor para recibir invitados que un plato como este. Esta ensalada moldeada de ricotta ofrece no sólo un sabor exquisito sino también una decoración a nuestra mesa. Sin dudas, nuestros comensales quedarán impresionados por esta ensalada y disfrutarán de un plato sabroso. Es ideal para acompañar carnes o bien como entrada de mesa. Fácil de preparar y realmente económica.

Preparación:

Ablandar la gelatina en una parte de agua fría y agregarle el resto del agua caliente y el vinagre. Llevar a fuego moderado, revolviendo hasta que se disuelva. Colarla por una tela de trama apretada y dejarla enfriar fuera de la heladera, pero sin que se endurezca. Mientras tanto, pasar la ricotta por cedazo y sazonarla muy bien con sal y pimienta. Pelar los pepinos, cortarlos en rodajas y ponerlos en agua con sal, para que no resulten indigestos. Elegir, lavar y escurrir los berros y ponerlos en una fuente formando una corona. Una vez fría, y aun líquida la gelatina, mezclarla con la ricotta y verterla en un molde previamente humedecido. Llevar el molde al frío hasta que esté completamente firme. Pasar el molde rápidamente por agua caliente y desmoldar la ensalada de ricotta en el centro de la fuente preparada. Escurrir muy bien los pepinos y colocarlos alrededor alternando con rodajas de remolacha. Servir con salsa mayonesa en una salsera, todo bien frío.

Ingredientes:

  • 1 caja de gelatina en polvo con sabor a limón
  • ¼ taza de vinagre de manzanas o de vino
  • 1 ¼ tazas de agua
  • ½ kg de ricotta
  • 3 pepinos medianos
  • 1 atado de berros
  • 6 remolachas hervidas
  • 1 taza de salsa mayonesa
  • Sal
    • Pimienta

Deja un Comentario