Ravioles de ricota

Los ravioles de ricota constituyen un excelente plato principal, y también puedes utilizarlos como entrada sirviendo mini raviolines de ricota, realizados con la misma receta, y presentados con mantequilla y sobre colchón de hojas verdes, una muy buena entrada para un plato principal de carnes asadas…

Para comenzar deberás preparar una masa de ravioles, o masa para pastas rellenas, que es un poco más suave y liviana que la masa básica de los fideos, más duros y consistentes (con más huevo, también existe una masa tipo bomba que se utiliza en la cocina vegetariana, o sea una masa para pastas sin huevo

Una vez que dejes la masa descansando, puedes comenzar a hacer el relleno de ricota, que es muy simple:

Mezcla la ricota con la crema o nata de leche, las yemas y los condimentos, bate bien para que se mezcle y quede una textura suave.

Y comienza a estirar la masa para colocarla, capa tras capa en los moldes para ravioles o raviolines, humectando bien los contornos de los ravioles para que la masa tapa se pegue bien, y no se desarmen en la olla.

Pon agua a hervir y cuando suelte burbujas grandes echa los ravioles de ricota a la olla, cocina hasta que floten si te gustan al dente, o déjalos unos minutos más si los prefieres más blandos y suaves.

Salsea con salsa italiana de tomates o con crema, y añade queso parmesano rallado por encima.

Este plato italiano puedes servirlo con vino tinto o cerveza negra, y de postre torta moka con capuccino.

Ingredientes:

  1. 500g de masa para pastas casera
  2. 250g de ricota
  3. 50g de crema o nata de leche
  4. 2 yemas
  5. mantequilla
  6. salsa de tomates

 

 

Deja un Comentario