Tarta de cerezas

 

Esta tarta de cerezas puede servirse como postre o bien para acompañar un buen té. Es una tarta fresca, dulce, que ofrece todo el sabor de las cerezas combinadas con una deliciosa crema kirsch.

Pueden utilizarse cerezas o algún otro fruto rojo como arándanos, frutillas o frambuesas. Es una tarta verdaderamente sabrosa y puede acompañarse con un helado de crema si la servimos como postre.

Preparación:

Colocar la harina en un bol y agregar la manteca ligeramente blanda. Incorporar el azúcar. Trabajar la pasta con las puntas de los dedos. Agregar las yemas de a una y continuar amasando. Dejar descansar la masa durante una hora. Retirar el carozo de las cerezas y el cabo. Espolvorear con azúcar y alcohol y dejar macerar. Extender la masa con un palote y colocarla en un molde para tarta enmantecado. Pinchar con un tenedor la masa y cubrir con un disco de papel manteca. Rellenarla con porotos secos para que la pasta no forme globos al cocinarse. Llevar a horno caliente durante 20 minutos. Mientras, tamizar el azúcar impalpable y mezclarla con la manteca blanda, 2 yemas, el kirsch y una clara batida a nieve. Retirar la tarta del horno y dejar enfriar. Rellenar con la mezcla recién preparada. Cubrir con las cerezas maceradas y kirsch.

Ingredientes: (para 8 personas)

Para la tarta

  • 250 grs. de harina
  • 150 grs. de manteca
  • 100 grs. de azúcar
  • 3 huevos

Para decorar y rellenar

  • 200 grs. de azúcar impalpable
  • 200 grs de manteca
  • 2 huevos
  • 2 cucharadas de kirsch
  • 1 kg de cerezas
  • 100 grs. de azúcar

Deja un Comentario