Salsa de tomates para pastas

Existen muchas variantes a una salsa de tomates para pastas, mi preferida es muy simple y sabrosa, la aprendí del filme “El Padrino”, donde la explican muy gráficamente mientras la preparan.

Se trata de una simple salsa de tomates naturales procesados, vertidos sobre un aceite de oliva donde han dorado algunos dientes de ajo; luego de cocinarse durante unos minutos le agregan albóndigas de carne picada. Muy simple y sabrosa, esta salsa (sin las albóndigas) puede servir también para pizza.

Pela los tomates dejándolos un momento en agua hirviente, con lo cual la piel se desprenderá con facilidad y luego procésalos o pícalos con cuchillo muy finamente.

Calienta un poco de aceite de oliva en la sartén y dora unos dientes de ajo, enteros si luego gustas de retirarlos, o picados si prefieres un sabor a ajo más fuerte.

Agrega los tomates picados, sal, pimienta y orégano,  y cocina junto con las albóndigas previamente fritas, horneadas o cocidas en la plancha.

Albóndigas:

Con 300g de carne picada, sal y orégano, amasa las albóndigas para que la carne se aglutine y forma bolitas, que luego cocinarás en aceite caliente, en la plancha o al horno.

Si lo deseas puedes agregarle avena, arroz cocido, puré de calabaza, etc, para agrandarlas o hacerlas más nutritivas, en este caso deberás agregar huevo y pan rallado para aglutinar y que no se te desarmen al freír.

Ingredientes:

500gr de tomates

4 dientes de ajo

1 pocillo de aceite de oliva

Sal, pimienta y orégano a gusto.

Albóndigas de carne

Deja un Comentario