Sopa crema de espinaca

Para hacer una nutritiva sopa crema de espinaca prepara primero el caldo casero o un caldo deshidratado en polvo o en cubos.

Una vez que tengas tu caldo bien caliente coloca dentro las hojas de espinaca previamente lavadas y retíralas inmediatamente, verás que ahora están blandas.

Puedes cocinar aparte los cabos o pencas o tallos de la espinaca que son un poco más duros y picarlos o molerlos una vez cocidos y agregar a las hojas.

Luego coloca esto, las hojas y los tallos cocidos, en la licuadora o muele con el mixer junto a un pote de crema o nata.

Agrega este licuado al caldo y calienta.

Si lo deseas más espeso puedes agregarle 1 o 2 cucharaditas almidón de maíz, previamente disuelto en  medio pocillo de agua o leche fría, y cocinas todo junto hasta que la sopa se espese.

Ya tienes lista tu sopa crema de espinaca, cremosa, natural y con todo el hierro (que contienen las hojas verdes de la espinaca y que solamente has ablandado o blanqueado al colocarlas en el caldo caliente, al no estar hervidas se conservan todas las vitaminas y minerales).

La sopa crema de espinaca puede acompañar un rico solomillo de cerdo, maridado con vino tinto.

Ingredientes:

  1. 1 atado de espinaca lavado
  2. 1l de caldo caliente
  3. 1 pote de crema de leche o nata de leche
  4. 2 c de almidón de maíz
  5. 1/2 pocillo de agua o leche fría para disolver el almidón de maíz
  6. sal y pimienta

Deja un Comentario